La peluquería es puro diseño ya se trate de cortar, peinar o dar color. Constantemente, los estilistas de peluquería han de echar mano a su imaginación y habilidad técnica para dar un servicio a sus clientes profesional y creativo.

Un buen estilista no solo debe ser un profesional de los pies a la cabeza sino un artista que deja su sello personal en cada trabajo. Para ello debe contar con los recursos y conocimientos necesarios que le permitan atender por igual a la clienta de edad que desea una permanente “de toda la vida” que a la quinceañera que le solicita un half shaved cut para publicarlo en Instagram.

Para estar al día, los peluqueros estilistas deben mantenerse actualizados y ofrecer servicios y productos que los diferencien del resto. Esta es la única forma de ganar el reconocimiento de los clientes y de demostrar el talento creativo en un sector tan dependiente de los cambios como es el de la peluquería.

Pero ¿qué conocimientos son un valor añadido para ser mejor estilista?

Color

Dominar los principios elementales del color resulta imprescindible en un estilista. Para demostrar talento creativo en este apartado hay que tener un conocimiento comprensivo de los colores. De esta forma sabrá elegir los colores cálidos o fríos que se adaptan mejor a la tonalidad de la piel del cliente. Un buen estilista sabe mezclar, aplicar y neutralizar colores, y aconsejar al cliente los tonos más adecuados.

Visagismo

Aunque el visagismo debería ser un conocimiento imprescindible para un estilista profesional, no todos dominan las técnicas para aplicarlo a sus clientes. El visagismo ayuda a corregir y ensalzar las facciones a través del peinado, corte y maquillaje.

Moda

Peluquería y moda van de la mano. No en vano, las famosas están continuamente sorprendiéndonos con continuos y diferentes cambios de look que al instante se convierten en los más demandados de  los salones de peluquería y estética.

Fotografía

Un buen estilista debe contar con un muestrario para evidenciar sus cualidades técnicas y habilidades artísticas. ¡De otra forma, no quedará constancia de su trabajo! Es aconsejable programar sesiones fotográficas con modelos profesionales de vez en cuando y difundirlas en las redes.

Marketing

El marketing es sin duda uno de los pilares de un negocio que depende de una potencial clientela. En general, los directores de salón suelen ser profesionales competentes en su trabajo aunque no siempre cuentan con los conocimientos necesarios para la gestión de salones de peluquería. Un buen formador en management de peluquería y estética dará las pautas para optimizar la rentabilidad del salón a través de ofertas y promociones, servicios y productos exclusivos, ambientación, eventos, etc.

Psicología

El peluquero suele convertirse en el mejor asesor para elevar la autoestima de cualquier mujer (¡u hombre!). Cuando un cliente entra en una peluquería, espera salir de ella con mejor aspecto físico por el motivo que sea: verse bien en el espejo, conseguir la aprobación de sus jefes, destacar en un evento. El estilista profesional debe estar capacitado para entender las necesidades de sus clientes y encontrar la solución más adecuada en cada caso concreto.

Deja que nos encarguemos de optimizar tu salón de belleza. Somos expertos en la gestión y marketing de peluquerías.  ¡Te ayudamos a lograr objetivos!

Carlos Escuder Formación: Formación y Management para peluquería y estética