Si estás pensando en abrir tu propio salón de peluquería y todavía no sabes que nombre vas a ponerle a tu negocio…¡el artículo de hoy es clave para ti!

En primer lugar el nombre de un negocio es tan importante como tu formación en peluquería así que merece la pena invertir un poco de tiempo en encontrar el adecuado

Los nombres tienen una trascendencia vital para cualquier negocio. Su nombre debería comunicar lo que hace tu empresa para considerarse bueno y además debería ser sencillo e intuitivo, haciendo que los clientes conozcan su peluquería de la manera más fácil.

El nombre debe ser breve, con una pronunciación sencilla, apropiado para el sector de peluquería, que su sonoridad sea diferente a otras marcas y sobre todo, en esta elección, no te dejes guiar por tendencias.

Desde Carlos Escuder te proponemos algunas ideas para que vayas pensando en el nombre perfecto para tu salón de belleza:

Tu nombre propio

Una de las opciones que tienes es convertir tu nombre propio en una marca. Esta elección le otorgará identidad y carácter a tu negocio. Muchos de los grandes peluqueros de este país y a nivel internacional se decidieron a hacer esto. Algunos de ellos son: Pacual, Llongueras, Lorena Morlote, etc.

Nombre compuesto

Si en tu peluquería sois varios socios puedes crear un nombre compuesto de los nombres propios de los propietarios. Un ejemplo podría ser: Maria Duque y Luis Martínez, ‘DUMA Estilistas’.

Como puedes ver le hemos añadido ‘estilistas’ al final ya que completa más el nombre del salón y le confiere más profesionalidad.

En esta línea, el nombre de los dos socios no tendría por qué mezclarse y podría ser ‘María y Luis Estilistas’

Nombre de servicios

Puedes ponerle el nombre de un servicio, como por ejemplo: Corte de caballero. Si esta opción no te convence y te parece insuficiente siempre puedes juntar tu nombre propio con el servicio más característico que ofreces, por ejemplo: ‘Luis Martínez, experto en corte de caballero’

Nombre de experiencias

Muchos salones de estética seleccionan nombres que evocan una experiencia. Esta opción es positiva porque le confieren a tu negocio profesionalidad y personalidad. Un claro ejemplo podría ser: ‘El spa para tu cabello’

Nombre de un concepto

Otra de las ideas que te proponemos es que pienses en una palabra o concepto que sea importante para ti, puede ser en el idioma que quieras. No obstante es preferible que sea una palabra sencilla y que se pronuncie y entienda lo mejor posible.

Deja que nos encarguemos de optimizar tu salón de belleza. Somos expertos en la gestión y marketing de peluquerías.  ¡Te ayudamos a lograr objetivos!

Carlos Escuder Formación: Formador management peluquería y estética